Seguramente has escuchado hablar sobre los sistemas de control de acceso, pues bien, aquí te vamos a explicar un poco más a profundidad cómo funcionan y de qué sirve que tengas uno en tu casa o negocio.

Un sistema de control de acceso hace referencia al mecanismo que identifica y autentica , con previa información cargada al sistema, a toda persona que ingrese a un establecimiento. Existen varios tipos de sistemas, el más común es que utiliza un software que reconoce nuestra identidad a través de una contraseña o utilizando nuestra huella mediante un lector. Estos sistemas, primordialmente son utilizados para el control de registros de empleados.

No obstante, existen otros usos, que en el caso de seguridad a residencias o negocios, permiten el acceso al interior del inmueble, permitiendo abrir portones o torniquetes utilizando el mismo mecanismo de identificación: tecleo de contraseña, huella digital, proximidad o biometría.

Se reconocen dos tipos de sistemas de control de acceso, uno denominado Autónomo y otro en Red. El primero hace referencia a un sistema que si bien controla los accesos, no está conectado a un software que lleve el registro de las eventos ocurridos; mientras que el segundo hace referencia a lo contrario, es decir, que sí está conectado a una pc ya sea local o remota y se lleva a cabo un registro de toda actividad en los accesos monitoreados. Cada uno funciona con base en necesidades específicas de los usuarios.

Actualmente, y con el avance tecnológico tan acelerado, existen muchos otros sistemas de seguridad y acceso, muchos de ellos controlados a través de teléfonos inteligentes y de manera remota. Antes de elegir un sistema, pide asesoría con los expertos para tomar la mejor decisión.

Con información de Tecnoseguro.